You are currently browsing the tag archive for the ‘cine’ tag.

Hace unos días vi Desirée, una película menor (si puede ser menor una película con Marlon Brando) sobre Napoleón.

Brando_NapoleonUn Ego interpretando a otro Ego

Aunque sabía que Brando había hecho de Napoleón en alguna parte, no sabía dónde ni cuándo. Tampoco el director no es uno de esos que, los entendidos, consideran grande. Y aunque la película esté rodada en cinemascope (un gran qué en la época) no se trata de una superproducción.

.

Todo lo anterior importa poco y sólo era para marear al lector.

Viendo Desirée pensé: “ya no se hacen películas así”.
Hoy en día, una película sobre Napoleón incluiría épicas batallas con humo, explosiones, cuerpos mutilados y soldados lejanos generados por ordenador. Aquí, como no hay presupuesto para una batalla, pues no se rueda. (Lo cual no quiere decir que no sepas que se ha producido una batalla).

.

He leído algunas críticas demoledoras contra Desirée. Atacando su falta de rigor histórico y la manipulación del personaje de Napoleón, al que se pinta con el gran malo, al que todas las fuerzas “buenas” de Europa deben vencer.

Mis conocimientos napoleonísticos son demasiado reducidos para opinar, pero la película (que no es, ni pretende ser, un documental riguroso e histórico ni del personaje ni de la época) me gustó.

Quizás porque tiene algunos tópicos de esa época dorada de Hollywood, detalles menores, como secundarios con apenas cuatro frases, pero que los definen de maravilla.
Quizás porque recrea esa época de gentilhombres y damas (que he leído en Dumas y Hugo). O quizás porque siempre he tenido predilección por “Vainilla”, Jean Simmons (esto es un juego de palabras con el personaje de esta actriz en Espartaco. Yo ya me entiendo, a veces… :D).

.

desiree_MarlonBrando-JeanSimmonsBrando & Simmons en un baile de Desirée

La protagonista, Desirée (Jean Simmons) es una chica marsellesa seducida por Napoleón (que casa a su hermano José con una hermana de Desirée) y a la que luego abandona para casarse con Josefina. Desirée, por una serie de azares políticos, acaba en la corte de Suecia. A Desirée no le agradan los palacios, “son fríos y hay demasiada corriente de aire”, escribe en su diario. Lo que me ha hecho pensar en la última entrega del “Millenium” del sueco Stieg Larson: La reina en el palacio de las corrientes de aire. ¿Alguna relación? Lo ignoro.

,

.

Viendo películas viejunas uno descubre una época donde el espectador era algo más que un contenedor al que se debía vaciar una película, bien batida y masticada de antemano.


Estos días me acuerdo de Furia, de Fritz Lang. Hay una escena iluminadora: Tenemos un juicio y en él, se decidirá si el prota es inocente o culpable. (Otto Preminger hubiese hecho, con esto, una película de juicios de dos horas :D) pero el señor Fritz Lang, lo rodó desde el punto de vista diferente.

No hay sala del tribunal, ni juez, ni jurado (todos hemos visto ya estas escenas decenas de veces en otras películas y series de televisión). Lo que rueda Lang es la imprenta de un periódico. Con un señor esperando al lado del teléfono, y en la pared, colgando, posibles portadas del periódico con tres titulares diferentes: “Inocente”, “Culpable”, “Siguen deliberando”.

Suena el teléfono. El tipo descuelga. Pone la oreja. Cuelga. Se acerca a la pared y agarra el titular de “culpable” y lo pone en la imprenta.
¡Tachán! Sabemos el resultado del juicio sin haber presenciado el juicio y ¡sin que haya sido necesario decir ¡ni una sola palabra!

Y ahora, recordando lo dicho que “todos hemos visto ya estas escenas de juicios decenas de veces en otras películas”, añado que Fritz Lang rodó Furia en 1936.
¡En 1936 Lang ahorró escenas que la gente ya tenía muy vistas! Hoy en día nos tocaría (tragarnos) el juicio, seguro.

Furia

Quizás alguien apunte que Lang se ahorró las escenas del juicio porque el presupuesto no le daba para recrear un tribunal. (De la misma forma que Orson Welles hizo malabarismos con las sombras y el eco en Ciudadano Kane para “crear amplitud en la mansión”, cuando por no tener, no tenía ni mansión). Quizás sea cierto, quizás sea sólo sea ingenio nacido de la precariedad. Pero ¿cuánto cuesta una película hoy en día? ¿Cuántos de esos gastos podrían ahorrarse con algo más de ingenio? Y, a la vez de ahorrar, podrían contar algo que ya hemos visto decenas de veces, de forma diferente.

.

.

.

Hace poco vi El bosque (The Village) de M. Night Shyamalan. Como NO había visto el tráiler oficial, la película NO me decepcionó.

Creo que hay dos tipos de tráilers:

  • El que destripa la película (con lo cual, ya no hace falta verla)
  • Y el que te cuenta otra película (con lo cual, te engaña)

.

The Village es un ejemplo de tráiler engañoso. Parece preludiar un film DE terror. Cuando, en realidad, The Village, es una película SOBRE el terror (que parece, pero no es lo mismo).

The_village

A mi no me gustan los tráilers. No me interesan y, sinceramente, no recuerdo que me haya sentido seducido jamás a ver una película por su tráiler. Esto, en parte, se debe a mi avaricia, que considera un atraco los precios de las taquillas. Y en parte, porque prefiero saber lo mínimo de una obra antes de verla; prefiero ser ingenuo a ir con prejuicios. Obviamente me llevo fiascos, pero cuando descubro una película interesante “por azar”, es como sentirme el descubridor de un Nuevo Mundo.

.

El último mundo que he descubierto fue Ordet (La palabra) de Carl T. Dreyer.

Ahora quizás tocaría una sinopsis breve pero… ¡eso sería traición!

ordet

.

Así que, tened un poco de confianza en el prójimo y anotadlas en alguna lista de “pelis pa ver”. Así, sin saber más de ellas.

¬_¬ Pero recordad quien las recomendó (¿Prójimo?) para hacerle llegar un efusivo agradecimiento o, en todo caso, una amarga limonada.

.

.

.

El otro día me senté a ver Cleopatra (1963), digo senté porque el montaje dura más de cuatro horas, y ante eso, siempre es mejor sentarse.

Cleopatra_RexHarrison_RichardBurtonJulio Cesar bien sentado (Marco Antonio a la derecha y Octavio a la izquierda)

En realidad, lo que rodó mi admirado Joseph LEO Mankiewicz daba para más, concretamente para dos películas de tres horas; cada una de ellas debía narrar uno de los dos amores de la reina egipcia: Julio Cesar y Marco Antonio. Pero esto de las trilogías aún no estaba de moda.

.

Hay muchas historias alrededor de esta Cleopatra, las más destacadas el despilfarro económico que costó.

Cleopatra_desfileCleopatra lleva a Cesarión a Roma

Cleopatra_Taylor

Sueldazos y faraónicos gastos en vestuario y peluquería.

Y otra gran historia: el tórrido encuentro entre los actores Elizabeth Taylor y Richard Burton.

.

Un detalle para freaks: años más tarde, el actor que hizo de Marco Antonio en la maravillosa serie ROMA, guarda un enorme parecido con este Marco Antonio (Richard Burton).

Marco Antonio, muerto, en Cleopatra

Cleopatra_MarcoAntoniomarco_antonioMarco Antonio, muy vivo, en Roma

Circula por ahí un viejo documental codirigido por un joven y aún desconocido Robert Altman, sobre James Dean. The James Dean Story (1957). Muy recomendable.

Mi ignorancia me hacía entrever a un James Dean frívolo, guaperas y aficionado a la velocidad que acabó accidentándose con un Porsche Spyder.

Había visto ya toda su filmografía (sólo tres películas y todas muy recomendables) pero el mito Dean no me dejaba entrever a la persona.

.

Que James Dean es muy guapo y muy rebelde se observa en cualquier imagen suya. Pero al igual que Marilyn Monroe, existía una persona detrás. Una persona que, como Marilyn, estaba profundamente sola y vacía. Y aunque adulada, deseada y casi venerada (más, tras sus trágicas muertes) estaban muy desamparados.

JamesDean

El documental ha cambiado mi percepción sobre James Dean. Me lo ha acercado. O nos hemos acercado, porque si de algo verdaderamente sé yo, es de vacíos, soledades y desamparos.

En sus propias palabras, Dean dice “necesito a la gente pero la aparto de mí. Creo que estoy vacío, que no merezco nada bueno, que nadie puede quererme. Y temo tanto que me dejen, que no permito a que nadie se acerque a mi”.

.

Esto ha coincidido, en mi espacio-tiempo, con un panegírico que una amiga me ha dedicado, en el que me atribuye un comportamiento parecido. Reservado, replegado en mí mismo y con las escotillas y los puentes levadizos siempre cerrados. Hum…

..

Un niño rico obsesionado con el suicido conoce, asistiendo a entierros, a una señora mayor, vitalista y que ha decidido suicidarse.

1971_Harold_and_Maude_1

A esta peculiar sinopsis hay que añadir los detalles de los secundarios: madre imperturbable y manipuladora (hace el test para la compatibilidad de pareja de su hijo; lo hace ella por su hijo, quiero decir); un tío manco (“fue la mano derecha del general McCarthy”). Añadiremos una banda sonora de Cat Stevens.
Añadiremos los “suicidios” de Harold (al nivel del de “los conejitos suicidas”).

Harold_y_Maude_suicidioHarold suicidándose (otra vez)

Añadiremos también los robos de coches de Maude, su ingenio con los agentes de policía. Y su lección de carpe diem, rematado con la frase “La vida hay que vivirla, o no tendrás nada que contar cuando hables con los amigos.”

Harold_and_Maude_smileHarold sonriendo junto a su madre: acaba de cortarse una mano ante una posible novia, que ha huido corriendo (la novia, no la mano).

.

Un último detalle: En todas las visitas a su psiquiatra, Harold lleva un traje igual al del psiquiatra 😀 😀 😀

.

.

Si os digo que el otro día me quede a ver Lara Croft: Tomb Raider, quizás penséis que este calor estival me ha provocado algún tipo de embolia.
El caso es que, a veces me da por ver películas ante las cuales mi sentido arácnido ya me avisa que no sólo no me aportaran nada, sino que puedo perder alguna neurona con ello; pero a mi me van estos deportes de riesgo.

lara_croft_tomb_raider

No os contaré de qué va la película, soy incapaz de malgastar mi tiempo, y el vuestro, contando un argumento sin pies ni cabeza. Os diré, eso sí, que la idea central (ese acontecimiento cósmico que se produce al alinearse los planetas de nuestro sistema solar, es una idea que ya se usó en una de las películas que se hicieron de la serie McGyver). Os diré, también, que los guionistas de esta película plagian (ellos seguro que prefieren homenajean) a la saga de Indiana Jones:

  • Terrible peligro al que el/la prota vence de un certero y simple disparo.
  • Obligación, al final, de hacer el trabajo sucio al malo para rescatar a un amigo herido/muerto.

.

TombRaider_AngelinaModelito invierno glacial, por Lara Croft

Y ahora lo bueno: lo mejor de la película son los modelitos “amazona guerrera” que luce Angelina Jolie (este mérito recae en los diseñadores del personaje del videojuego) pero hay que reconocer que Angelina es –seguramente- la mejor actriz para este rol.

LaraCroft_AngelinaJolieLara Croft y Angelina Jolie cosplayada

.

Y ahora, el detalle por el cual recordaré esta película hasta el día de mi muerte:
Al producirse el alineamiento cósmico, una llave secreta se pone en marcha. La llave está escondida en un reloj. El reloj está metido en una caja. Y la caja está escondida bajo las escaleras de la mansión de Lara Croft. Ese pequeño hueco bajo las escaleras, es un lugar secreto: no hay ventanas ni puertas para acceder a él. Lara accederá allí rompiendo el grueso tabique de madera.

¿Y qué hace Lara cuando descubre que bajo las escaleras hay un zulo secreto? Pues alarga la mano hacia dentro del zulo y le da el interruptor… ¡y una luz se enciende!

.

De esta secuencia no sé qué es lo más absurdo… si la presencia de un interruptor en un zulo de apenas un metro cuadrado. O el increíble hecho que Lara descubra todo esto porque el tic-tac del reloj no la deja dormir (dos pisos más arriba…).

.

.

El 1 de enero del 2000 empecé a fichar películas. Nada, unos breves apuntes para mí, con algunos datos básicos y una pequeña reseña. Enseguida me di cuenta que ni las hojas ni las libretas eran efectivas para realizar búsquedas.

Ni me planteé usar una base de datos, como ACCESS. Aunque intuía que la cosa iría creciendo, pensé que tampoco había necesidad de currárselo tanto. Y empecé a usar el CARDFILE.

.

El Cardfile era una aplicación del Windows (95, 98, Me) que actualmente ya no aparece entre los Accesorios. Equivalía a un fichero de tarjetas. Era muy simple. Cada tarjeta tenía un encabezado (donde yo ponía el título de la peli) y un cuerpo (donde iban datos como director, año, actores…).
Permitía realizar búsquedas simples. Simples pero efectivas:
¿Qué pelis de Al Pacino/dirigidas por Billy Wilder he visto?

.

Como soy una persona muy rutinaria (tanto que aburro hasta a las piedras) he seguido con este “arcaico” método hasta hoy.
Hoy le he dado a “Añadir nueva…” y el sistema me responde: “Se ha superado la capacidad de esta aplicación”.
En este momento el Cardfile contiene 1260 películas.
Y no admite más.
¿Y ahora qué?

.

.

Visitantes del ciber-espacio

  • 368,386 curios@s

Mis otros mundos

Acerca de este blog

Fecha de caducidad

Homer dice…

Deja comentario
Deja comentario


Por fin, años de soborno han dado sus frutos…

Premio Este blog ha sido galardonado con el desconocido e inventado Premio Violeta... También he sido finalista al premio Apio, al premio Yul Bryner, y al tocón de madera por mis posts sobre la madera.

Dónde perderse…

Yo en Hogwarts sería…