You are currently browsing the tag archive for the ‘escritores’ tag.

Henning Mankell escritor sueco, notorio en novela negra y por su personaje del comisario Kurt Wallander, era un completo desconocido para mi.

.

Mi primer Mankell ha sido su novela negra La quinta mujer

.

Lo que más llama la atención del equipo de Kurt Wallander es su cuotidiana humanidad. No hablo que sean policías íntegros y buenas personas, sino que se enfrentan, aparte de a los casos, a problemas e inconvenientes como: un ataque de gastroenteritis, un resbalón con una mancha de aceite, no tener quién le vigile a uno los niños o perder el tiempo buscando un sitio para aparcar el coche.

Es obvio que todos estos detalles ayudan a que la novela adquiera pesadas proporciones (480 páginas), pero sin ellos, sin estos destellos cuotidianos y humanos, la sucesión de pistas y callejones sin salida, se haría bastante asfixiante.

.

Tampoco es La quinta mujer, una simple sucesión de molestias cuotidianas para un equipo enfrascado en la búsqueda de un criminal atroz. Hay algo más. Hay, en el pesimismo del narrador, unos pesados suspiros por los aumentos de la hostilidad y la violencia en la sociedad sueca (que desde aquí abajo, en el mapa, creemos tan progresista y bien asentada).

Una reflexión:
En Suecia la gente ya no se zurce los calcetines. Los consume y los tira. ¿Llegará el día que también tiren (maten) a la gente con la misma indiferencia?

.

Un rápido vistazo a la Wikipedia, me aporta un dato simpático sobre Mankell: está casado con una hija de Igmar Bergman.



.

(Los artistas) suelen provenir de hogares burgueses con rectas costumbres morales y amor al trabajo duro, mantener difíciles relaciones con las demás personas y tener en mayor o menor medida una mentalidad infantil. Además viven marginados de su entorno profesional (…).


bernard_shaw

El artista dejaría morir de hambre a su mujer, que sus hijos fueran descalzos y que su madre tuviera que trabajar a los 70 años para poder sobrevivir, antes que trabajar en cualquier cosa que no sea su arte“.

Bernard Shaw

.

.


Me parece que ha transcurrido una eternidad desde que leí La gaviota (aquí), pero precisamente por el impacto que me produjo, necesitaba poner lecturas de por medio antes de abarcar la otra obra de Chéjov (El jardín de los cerezos).

Para haber sido escrita hace más de 100 años, resulta sorprendente como, uno de los hilos subterráneos, sea la especulación urbanística. Y es que hay cosas que nunca cambian.

jardin_cerezos

Un par de frases lapidarias:

Si para curar una enfermedad, cualquiera que sea, se prescriben muchos remedios, esto significa que la enfermedad es incurable. (Recordad que Chéjov era médico).

(Referido a un amante) Es una piedra que llevo colgada al cuello, con esta piedra me hundo y me ahogo, pero yo quiero esta piedra y no puedo vivir sin ella.

chejov_gaviota_jardin_cerezos

Y mi fragmento favorito (imposible no sentirme identificado)

Epijódov: – Yo soy un hombre cultivado, leo libros magníficos, pero no llego a comprender qué camino he de seguir ni lo que realmente quiero, si continuar viviendo o pegarme un tiro, hablando en propiedad. De todos modos, siempre llevo conmigo un revólver. Miradlo...
(Muestra un revólver)
Charlotta
: – He terminado. Ahora me voy. Tú, Epijódov, eres un hombre muy inteligente y muy terrible; las mujeres te deben amar locamente. ¡Brr! (Se pone en camino). Y qué tontos son todos esos inteligentes, no tengo con quién conversar. Siempre sola, sola, no tengo a nadie y… no sé quién soy ni para qué vivo…

.

Creo que debería releer Las tres hermanas, que leí hace algunos meses y de la que no recuerdo especialmente nada. Quizás entonces no era el “momento”.

A veces siento que si escribo es porque soy completamente incapaz de hacer otra cosa. No siento orgullo ni vanidad por ello, al contrario, una profunda depresión y sensación de impotencia me invade al ver como viven los demás.

suicidio

No entiendo el mundo, ni pretendo cambiarlo (¿por qué él a mí, sí?). Como mis admirados poetas malditos, mi vida ME es demasiada difícil para vivirla y aunque alguna vez me han dicho que palabras como éstas han ayudado a seres ajenos, no puedo alcanzar a comprender cómo.

marat

.

Cuando Marguerite Duras era joven, aunque no tan joven como cuando vivió la historia que luego plasmaría en El Amante, le dijeron:
– Usted escriba. No haga nada más.
O puede que no fuera a ella, sino que ella lo escribiese en uno de sus libros. Poco importa en realidad.

.marguerite_duras

Duras sí que escribió: “escribo para no suicidarme”.

.

Lo he dicho alguna vez, y lo repetiré mientras siga creyendo en ello, mi percepción de mi propia vida (o simple existencia) se resumen en la primera frase de El Amante:
Mi vida empezó demasiado pronto a ser demasiado tarde”.

.

.

Yo escribo por necesidad, ni por gusto ni por afición. No puedo decir que me divierta haciéndolo, aunque creo me hace bien. Y escribo cualquier cosa con tal de no pensar demasiado. Soy un escapista de la realidad, el Houdini de la realidad.

Prácticamente todas las personas (y seres vivos) con los que me he topado, me han dicho que éste es un camino equivocado. Como cualquier religión, partido político, equipo de fútbol, o simple agrupación de borregos que pastan, consideran que su Dios, sus ideologías, sus colores o su hierba, es la mejor. El concepto de los otros, es, ya de por sí, excluyente.

Equivocado o no, hacer los máximos esfuerzos y concentrar las máximas energías a huir –al menos mentalmente- de esta realidad, es a lo que me dedico. Todo lo demás es secundario. Son escenarios, ocupaciones, y malabarismos para salir lo menos salpicado posible de la realidad.
Y sobre esto también escribo, claro

Como si poner mis miserias negro sobre blanco tuviera alguna utilidad.
(Hay gente que lo encuentra útil).
Luego viene el dictatorial ego del creador. Como el joven Vila-Matas yo también quisiera ser un
poeta maldito. Y serlo ahora que aún estoy vivo, pero ese es un lujo que no veré. Quizás por ello voy dejando pistas, para poder decir luego, desde la tumba, “yo ya lo dije”. Aunque por entonces sí que habré huido. Y entonces sí, que mi vida ya será demasiado tarde.

vila-matasEnrique Vila-Matas

.

Ayer por la noche, antes de acostarme, me dispuse a leer el primer acto de La gaviota, de Chéjov. No pude parar hasta terminar el tercero (tiene cuatro). Era tan tarde que hasta mi reloj se había quedado dormido. El autor señala que entre el tercer y el cuarto acto pasan dos años, así que me lo tomé como una imperiosa orden de hacer una pausa.

Esta mañana, tras un frugal desayuno, he terminado la obra.

chejov_lagaviotaEl autor, y los actores, haciendo una lectura de la obra

.

Es evidente que el teatro se escribe para ser representado. Pero a falta de tortas, toca comer pan seco (y si no hay esas representaciones, hay que conformarse con las lecturas de los textos). De todo el teatro que he leído (y no es mucho, pero sí alguno) esta obra es la primera que REALMENTE me ha dicho algo.

.

Al igual que Secretos de un matrimonio, de Ingmar Bergman, es una “película” que hace que inmediatamente el resto de películas caigan un peldaño (o muchos), La gaviota ha hecho que todo el teatro que he leído hasta ahora, me parezca una simple nota a pie de página.

.

.

Y ahora tocaría explicar por qué. Pero esto no debo ni siquiera intentarlo.

Cuando algo nos gusta, queremos que los demás lo conozcan, lo aprecien (así lo he hecho con libros, películas, cómics, etc… aún hoy lucho porque abráis los ojos a una serie como Rescue me, -sin demasiado éxito, todo hay que decirlo-), pero hay otras cosas que, celosamente, guardamos para nosotros. Quizás porque las sentimos tan próximas que un rechazo por parte de “la gente”, nos haría daño.

la-gaviota_chejovLa gaviota, literalmente

.

¡Leed La gaviota!
¡Ved La gaviota!
Y aunque no os guste, o no le encontréis nada especial, no importa… (Cada uno tiene sus gustos). Pero yo tenía que deciros que hay mucho de mí, allí.

.

.

.

El otro día vi, por un azar, dos documentales sobre las vidas y los asesinatos de dos celebres personajes del siglo XX: Martin Luther King y Pier Paolo Pasolini.

http://es.wikipedia.org/wiki/Martin_Luther_King
http://es.wikipedia.org/wiki/Pier_Paolo_Pasolini

Muerte en Memphis – El misterioso asesinato de Martin Luther King
Quien dice la verdad debe morir

.

Los dos documentales abogan por la teoría de la conspiración.

En el caso del asesinato del activista por los derechos humanos, la conspiración mezclaría al por entonces jefe del F.B.I, Edgar Hoover (un tipo que bien merece un detallado estudio) y a la mafia.

El asesinato del escritor y cineasta italiano es aún más truculento. Una democracia cristiana dominante, una izquierda demasiado blanda para alguien tan extremo como Pasolini y, como no, la mafia.

.

En los dos asesinatos hubo un culpable, detenido y juzgado. Y considerado oficialmente como el autor material del hecho. ¿Hombres de paja?

.

.

Muerte en Memphis – El misterioso asesinato de Martin Luther King

Incluye una leve entrevista con el asesino (que tras huir de la zona próxima al lugar del asesino –motel Lorraine, en Memphis- hizo un tour que le llevó de Canada, a Gran Bretaña y a Portugal) tras ser detenido (era un preso corriente fugado de la cárcel antes del asesinato) confesó el crimen tras pactar que no le aplicarían la pena de muerte. Luego, se retractó. Las pruebas contra él son asombrosamente claras (dejó una bolsa de viaje con su rifle a los pies del edificio del que –supuestamente- disparó… ¿y por qué no dejó una tarjeta de visita con su nombre ya puestos?, apunta el documental.

.

.

Quien dice la verdad debe morir

Pier Paolo Pasolini fue asesinado por un joven de 17 años. La versión oficial dice que Pasolini solía frecuentar lugares de encuentros homosexuales, y sus propios conocidos reconocen (y la propia obra de Pasolini parece reafirmarlo) sentía atracción por esos jóvenes rebeldes de barrios bajos.

En teoría, la muerte de Pasolini fue uno de tantos crímenes que ocurren en los bajos fondos. Lo más sorprendente es el enseñamiento que el asesino se tomó con el cuerpo (el documental incluye imágenes). Un cuerpo golpeado (incluso atropellado) hasta hacerlo casi irreconocible, y abandonado en un lugar público. No en lo que parece un asesinato ocurrido en medio de una discusión, sino en lo que parece un linchamiento público, algo con voluntad de ser un escarmiento aleccionador…

El documental incluye entrevistas con amigos, como Bertolucci o el escritor Alberto Moravia, y amigas como Laura Betti que defienden que Pasolini fue ya linchado en vida por la sociedad. Demasiado de izquierdas incluso para el partido comunista italiano, pasó una buena parte de su vida defendiéndose estoicamente contra una sociedad que –como resume Laura Betti- afirmaba “sí, es un poeta/cineasta/activista interesante pero es homosexual y corruptor”. Y así –defiende el documental- el asesinato de Pasolini pasaría como “un ajuste de cuentas que les pasa a los homosexuales”, cuando, o eso dicen ellos, un asesinato político.

Saló o 120 días de Sodoma

.

Yo soy muy influenciable, pero también entiendo que la teoría de la conspiración, del misterio sin resolver, es mucho más atractiva. Resulta más conmovedora por lo que tiene de injusticia, por lo que deja atrás de mártir.

En todo caso, son dos documentales interesantes de ver.

El documental Muerte en Memphis

.

.

Visitantes del ciber-espacio

  • 367,804 curios@s

Mis otros mundos

Acerca de este blog

Fecha de caducidad

Homer dice…

Deja comentario
Deja comentario


Por fin, años de soborno han dado sus frutos…

Premio Este blog ha sido galardonado con el desconocido e inventado Premio Violeta... También he sido finalista al premio Apio, al premio Yul Bryner, y al tocón de madera por mis posts sobre la madera.

Dónde perderse…

Yo en Hogwarts sería…