.

Sigamos con el teatro. Cuando una obra de teatro (o un musical, un libro, o cualquier otra cosa) tiene cierto éxito, rápidamente se hace una película. Pero ¿y al revés?

En una película de Woody, un personaje se dedicaba a “novelar” películas; es decir, adaptar una película al libro. ¿Esto existe o es un chiste del genio neoyorkino?

Quizás haya libracos hechos única y exclusivamente para subirse a la ola de una película (sabido es que las editoriales reeditan el best-seller con un fotograma de la peli en la portada para pescar lectores). Pero ¿hay una industria dedicada a “novelar películas”? Mi ignorancia es grande.

.

En el caso del teatro, conozco un caso en que la obra de teatro ha sido posterior a la película (es decir, el camino contrario del que suele hacer algo exitoso). Se trata de 12 hombres sin piedad, de Reginald Rose. ¿La conocéis? En película o en teatro, es muy recomendable.

12HombresSinPiedad-Estudio1

Trata de un jurado que debe deliberar sobre la culpabilidad o inocencia de un chico de un barrio marginal acusado de haber matado a su padre, que lo maltrataba. En caso de ser declararlo culpable, le espera la pena de muerte.

Los doce miembros del jurado son personas anónimas, de diferentes clases sociales, niveles culturales y, claro está, diferentes prejuicios.

12-angry-menHenry Fonda y 10 más (y el que hace la foto, claro :D)

La obra tiene múltiples lecturas: la justicia y el jurado popular, el concepto clave de “la duda razonable”, como la gente se deja llevar por la opinión de la mayoría, como hay gente con dotes para la manipulación de sus semejantes, la confrontación grupal, el clásico “o estás conmigo o estás en contra”, etc… Y cuantas más veces la veo, más caras al prisma le encuentro.

.

.