El otro día me lanzaron esta simpática pic del “célebre” luchador de la WWE, Shelton Benjamín (apodado “el estandarte dorado”).

rigqccyqrhu2d4qcl0sv¿Y qué tiene de especial? Contempladla un momento con atención…

Y mientras la observáis, aquí va un rollo completamente prescindible:

Que los luchadores son actores que interpretan un personaje, lo saben y lo asumen todos aquell@s fans que saben ponerse ell@s mismos unos pantalones. Con esto quiero decir que ni Festus, ni Morrison, ni The Miz son tan tontos como pretenden (en el caso de Morrison, lo es mucho más…); ni es cierto que Kozlov o Khali no sepan ni un palabro en inglés (saben los colores y la típica frase para ligar en Lloret de Mar: “Tunit disco, tumorrou bich”). Ni es cierto que Undertaker viva en el Valle de la Muerte, vive en una gran mansión como todo el mundo (como todo el mundo que es rico, se entiende). Y es que alguien que se hace rico a base de fingir, o es actriz porno o es un luchador de la WWE, y para ambas profesiones hace falta perspicacia, ingenio y una buena ducha.

Lo cual no implica, y volvamos a la foto, que, en un momento dado, hasta al más lumbreras pueda aparecer con el cinturón de campeón de los USA… ¡al revés!

Los seguidores de la WWE estarán de acuerdo conmigo que este “gag” es demasiado fino e inteligente para que se les haya ocurrido a los guionistas, así que llegamos a la conclusión que el bueno de Benjamín no sabe ponerse, él solo, un cinturón.

Lo que supone la excepción que confirma la tesis argumentada en el párrafo anterior.

Si eres fan de la WWE y tienes sentido del humor, visita los fanfics de humor