.

No sé exactamente cuándo me di cuenta que toda aquella vida con la que fantaseaba de pequeño no se hará realidad jamás; que todas mis perspectivas son ruinas imposibles de componer.

Es como si me hubiese quedado dormido durante una pausa, y ahora el escenario fuera otro. O quizás, el telón se ha rasgado y sólo veo los hierros retorcidos, las manchas de humedad y los pilares hundidos. Sólo veo lo que hay detrás: los engranajes que arrancan extremidades y las magulladuras que no se pueden disimular con hipocresía y maquillaje.

Pero no es esto lo que me deprime; lo que me deprime es que ahora ya no sueño con nada, ni espero nada..

.