Hoy se juega el quinto y definitivo partido entre el Barça y el Tau. Sólo uno se clasificará para la Final Four, de básquet.

Yo no soy muy dado al básquet. Lo más cerca que he estado fue cuando seguía con absoluta devoción la serie Slam Dunk (un manganime muy recomendable); era tan fan, que me hice con el juego para SNES (y gané al Kainan, de Maki, en una agónica final en que Rukawa y Mitsui estuvieron más “on fire” que… blabla batallitas).

slam_victoryEl día que ganamos al Kainan

Pero hoy veré el partido entre azulgranas. Aunque no debería. La gente sufridora no deberíamos ver el básquet: un deporte donde el tiempo es relativo (5 minutos pueden llegar a durar 20) y donde ir ganando de 5 a falta de un minuto, no te asegura ganar el partido. Por suerte, y por eso debe gustar tantos a los usados, nunca se produce el empate.
(Dicen que los USA no entienden nuestro fútbol (llamado soccer) porque no pueden concebir un deporte donde se juegue durante hora y media, y que pueda terminar igual que empezó, con 0 a 0. ¡Vaya pérdida de tiempo!).

.

Volvamos al básquet…entre las razones para seguir este partido, aparte de los ojazos de un australiano con pasaporte danés (David Andersen), está que el Barça vuelve a tener un jugador de nombre rimbombante.

david_andersen_regalfcbOjo a los ojos de David Andersen

Será por mi “vena escritoril”, que siempre me han atraído los nombres que producen jugosas sonoridades al ser paladeados.

Actualmente la estrella, en cuanto a nombres, se llama Jaka Lakovic.
(Repetid conmigo: ja-ka-la-ko-vic).

La historia del Barça está llena de jugadores de nombres maravillosos, como Šarunas Jasikevicius o el ya retirado, Arturas Karnisovas (al que mi padre llamaba “Carn-i-anxoves”).

Aparte de jugadores, el básquet ha dado al mundo, el más delicado y explosivo nombre jamás inventado por el ser humano: Jugoplastika
(Si alguna vez fundo una organización secreta que requiera de una contraseña, será esta).

Jugoplastika era un equipo de básquet –por aquel entonces- yugoslavo, que reinó en su país y en Europa a finales de los años 80. El equipo, de la ciudad croata de Split aún existe, pero lleva otro -y horripilante- nombre: KK Split
¬_¬ Sin comentarios.


.

.