Hace unos días hablaba de la gente que se fotografía desnuda (Leer aquí). La gran ventaja de la “auto-sesión de fotos” es que uno es amo y señor (o ama y señora) de establecer los límites y, por tanto, único en asumir la responsabilidad de lo que enseña (o de lo que no), y a quien lo enseña.

.

Hace algún tiempo (yo siempre me entero de las cosas tarde, ya sabéis) hubo una agria polémica por unas fotos de Miley Cyrus (la actriz/cantante de Hannah Montana) en la revista Vanity Fear.

Se trataba de una sesión de fotos a la actriz, que no al personaje (asúmelo: Hannah Montana es un personaje, un icono, un producto de la Disney para vender todo tipo de merchandising a dos de los sectores de público más lucrativos: los adolescentes y los pedófilos).

Como decía, la sesión de fotos era a la actriz (15 añitos tiene la criatura) e incluía un repertorio extenso de poses y desfile de ropajes. Una de las instantáneas que fueron publicadas fue esta:

miley-cyrus_vanity-fairMiles Cyrus (Hannah Montana) en Vanity Fear

La actriz declaró al respecto que era una fotografía “muy artística y que no tenía nada de malo”. A los responsables de la Disney parece que no les gustó lo artístico. Tras pasar por el despacho y recibir el tirón de orejas, Miley Cyrus dijo que “se avergonzaba de ello”.

.

La polémica se desató: fans a favor que su “actriz favorita” haga lo que le plaza; fans en contra que la actriz “haya arruinado su carrera” (¿?); fans que se limitan a insultarla por la instantánea; antifans que la insultan en general, y –obviamente- el movimiento pedófilo (confeso o reprimido) al que ha faltado tiempo para distribuir esta foto por Internet con la etiqueta “desnudo” o bajo títulos como “la nueva lolita”
¬_¬

.hannah-montanaMiley Cyrus como Hannah Montanaile

Yo no he visto Hannah Montana en mi vida (y no tengo interés alguno); hasta hace unas horas no tenía ni idea de quien era Miley Cyrus (ni me importaba lo más mínimo); y me importa un brócoli que pose para Vanity Fear o que lo haga –como pretende Hugh Hefner- para Playboy. Como si quiere rodar una película X (en un alarde de ingenio, propongo este título: “Hannah se lo monta con Ana”).
El humilde motivo de este post es otro:

– ¡Cielos!… un poco de respeto al concepto de “lolita” y al adjetivo “desnudo”. Porque ni la actriz, ni menos aún la foto, dan para tales exclamaciones.

.

.

Mis dos céntimos al respecto:
Es aterrador como Internet magnifica el menor de los incidentes, y cómo y a qué velocidad la gente toma partido, hasta llegar al talibanismo radical: defendido la causa (como si les afectara personalmente) o atacándola con saña (como si vieran en ello la causa de todos los males).
Internet debería favorecer la intercomunicación, pero sólo parece ofrecer trincheras desde las que defender a muerte “lo de uno” y atacar a muerte “todo lo demás”.