Fragmento 1de2: Arranque de este post


Tal como está contado en la narración, Paulo Coelho conoce a una Veronika, hija del director de un sanatorio, que le cuenta la historia de una chica (también llamada Veronika –la protagonista-). Y como Paulo Coelho también estuvo en un sanatorio, decide contar esa historia –escribir este libro-, lo que le permitirá contar también su historia.

.

Si Paulo Coelho quiere contarnos una historia de una tal Veronika que, como él, estuvo en un sanatorio, hubiese podido optar por narrar esa parte en primera persona: “Conocí la historia… yo también estuve en un centro… decidí contar la historia…”
Eso le daría un punto más de cercanía (no diré veracidad porque estamos hablando de ficción). Pero lo hace hablando de sí mismo como de otro personaje, que aparece de repente y del que, por suerte, no volvemos a saber más.

Veronika decide morir seria una narración mucho más interesante si uno no se topara con el autor dentro del propio libro, entorpeciendo la historia. Dándose besitos en el espejo como Gilderoy Lockhart (¿Quien?)

.

Lo que tiene que contarnos el Coelho-personaje, no tiene mucha importancia. En realidad, ninguna. Y si el autor tenía ganas de enterrar sus propios fantasmas (con respecto a su pasado, a su historia, podría haber hecho como Banana Yoshimoto en Tsugumi: contar la historia (voz narrador-dios) y al final del libro, incluir un epilogo donde menciona que ella es uno de los personajes, que vivió muchas de aquellas situaciones, y que hay paralelismos entre su infancia y la historia del libro.
Simple y fácil.
Pero la auto-mención que hace Paulo Coelho parece el resultado de uno de esos seres que sienten la necesidad de escribir su nombre por todas partes. “Tal, estuvo aquí”.

.coelho

Mi humilde consejo es saltarse el capítulo que empieza con “Paulo Coelho conoció la historia de Veronika…”. Y si hay ganas, echarle un ojo luego, al terminar la lectura.

A excepción de esto (que para mí no es poco, pues me estropeo el inicio) la historia, principal y secundarias, se despliega con interés. Del final no hablaré, sólo diré que a la gente retorcida como yo, nos defrauda.
Si el mensaje es “vive cada día como si fuera el último”, no entiendo como a la gente la impacta tanto. ¿Acaso no saben que la vida es breve y que la mayor parte la malgastamos en tonterías? (como escribir un blog XD) ¿Dónde han estado escondidos desde el “carpe diem”?

.

.