Cuando me sube la fiebre y enfermo, sufro alucinaciones. No son alucinaciones propiamente dichas (sí, ya veo vuestra cara de decepción) son, más bien, pensamientos recurrentes. Como un fragmento de vídeo que se repite una y otra vez, en un bucle infinito.

.

Hace algunos meses, en una noche de náuseas y vómitos, acudió a mi mente la prolífica escritora juvenil Laura Gallego (¿Quién?). No sé si mi enfermedad pretendía decirme que debía leerla o evitarla.

El pasado jueves sufrí un repentino ataque de dolor generalizado. Por suerte, soy un macho viril y afronté el dolor con abnegación estoica.
Pero durante esa terrible jornada, se me aparecía, como un disco rayado, el finisher de Cody Rhodes.
También ignoro qué pretende decirme mi fiebre con la repetición incesante de ese fragmento. ¿Qué escriba un fanfic sobre Cody? Hum…

.

.

Para ampliar cultura
El finisher es el golpe final. El golpe con el que un “luchador” gana sus combates. Cuando lo aplica el rival ya no se levanta (aunque lo haga justo tras el gong de inicio).
Algunos finishers populares son el 619 de Rey Mysterio, el pedigree de Triple H, o el Tombstone de Undertaker (podéis verlos en este post).

Cody Rhodes es de los pocos “luchadores” de la última generación, que tiene un finisher con cara y ojos. No diré creíble (resultaría irónico), pero sí diré aceptable. Es un “rolling cute”, que Cody ha bautizado como Cross Rhodes.


Como es muy probable que en cuestión de horas/días, la WWE obligue a quitar este video, os dejo uno de alternativo en que sólo se aprecia el movimiento.

.

.

Para todo ser viviente que hojee el Diario Ilustrado
Y ahora viene lo mejor: si has leído hasta aquí sin encontrarle lógica alguna a este comentario, y sin tener ni idea (ni importarte) quien diablos es Cody Rhodes, mereces un premio: el vídeo que sigue. En él, un chavalín realiza el Cross Rhodes con una almohada, en la cama de sus padres. O_O

Si esta mezcla de inocencia y devoción te ha gustado, dale una hojeada a su perfil; el chico tiene los finishers de casi todos los luchadores y las divas.😄
Es de agradecer que sus padres tenga un colchón tan resistente y que no hayan prohibido (o descubierto) a su hijo realizar tan gloriosas peleas con la almohada😀😀😀

.

.