Mi crítico de televisión favorito, Ferrán Monegal (¿Quién?), suele decir que la televisión sólo avanza hacia abajo, cayendo más y más en el fondo de sus propias miserias.
Estos días he visto el descenso hacia un peldaño más sórdido aún.

Hasta ahora, las reinas de “la sordidez con elegancia”, presentada en la hipócrita bandeja del informativo: ARQ y CGC –ver mediodía de Tele 5 y Cuatro respectivamente-, se limitaban a explotar los casos de sucesos de uno en uno. A menudo, los encadenaban, como el memorable tridente de Las mañanas de Cuatro: “el monstruo de Amstetten”-Crimen de Mari Luz-reportajes de prostitutas. (más, aquí).

Pero ahora han encontrado un filón en lo que podríamos llamar “cameos sórdidos”. Lo he visto en La Noria y en Las mañanas de Cuatro.

  • Jordi González siguió con afán el caso de la chica Marta del Castillo, y lo hizo con la madre de Sandra Palo (una chica asesinada hace algún tiempo) sentada en el plató.

jordi_gonzalezEl afable Jordi González, siempre al frente de debates malolientes

  • Concha García Campoy no se ha quedado atrás: ha buscando una conexión televisiva entre el padre de Mari Luz y un tío de Marta del Castillo.

concha-garciacampoyLa simpática Concha Garcia Campoy, elegante incluso con cadáveres sobre la mesa

.

Esta interconexión de casos, no es más que una traslación del clásico “comentarista deportivo circunstancial”. ¿Juega el Barça? Pues traemos un ex jugador azulgrana. ¿Juega Rafa Nadal? Que venga un tenista… ¿Qué tenemos un caso de sucesos sórdido? Pues traemos a algún familiar de un víctima de un caso similar.

Es como si les juntasen y les dijeran: Venga, hablad de lo vuestro (delante de toda la audiencia, para los que todo vuestro dolor no es más que un circo mediático).

.

Mi queja no es hacia unos familiares que aparecen allí y que no pueden comprender por qué les ha ocurrido semejante cosa a ellos. Ni que personas que han vivido situaciones de angustia, miedo, incomprensión e impotencia, tengan una manera de darse apoyo o compartir sus sufrimientos.
Mi queja es: ¿¡QUE HACE LA TELE ALLÍ, retransmitiendo aquello como un partido más de Rafa Nadal!?

.

.