Aviso: Este post es de un nivel de otaku elevado. Disculpadme si os perdéis en él.

.

No debo ser el primero, ni el único, que se ha percatado del paralelismo que hay entre dos personajes de Naoki Urasawa. Me refiero a Sayaka Onami, del manga y anime Yawara! (también conocido como Cinturó negre o Ginger) y Eva Heinemann del manga y anime Monster.

sayaka-onami-yawaraSayaka Onami

Sayaka Onami es la hija del presidente de la multinacional Industrias Onami. De su madre, nada se sabe. Es una chica con incalculables cantidades de dinero y poder, lo que se conoce como una “hija de papá”. Sayaka es arrogante, vanidosa y muy, muy competitiva. Se convierte en la gran rival de la protagonista (Ginger Inokuma, una judoka desconocida, entrenada por su peculiar abuelo) y compiten en el tatami y fuera de él.

eva-heinemann_monsterEva Heinemann

Eva Heinemann es la hija del director del hospital Memorial Eisler. De su madre, nada se sabe. Es una chica que entre la herencia y el seguro de vida de su padre, vive para gastar sin medida. Eva es una mujer para la que la posición social prima por encima del amor (o eso cree ella). Tras rechazar al Dr. Tenma, cuando este cae en desgracia, su vida será una decadente espiral de insatisfacciones (3 matrimonios, 3 divorcios; alcoholismo exacerbado) y creciente soledad que la llevará a tocar fondo. (Contundente escena aquella en la que al salir de la comisaría, se agacha a recoger una colilla del suelo y se la fuma).

.

En Yawara! Naoki Urosawa crea una historia adulta y cruda (padres que abandonan hijas, niñas entrenadas de forma espartana para satisfacer los deseos de un abuelo manipulador, … ). Y la compone con unos personajes sencillos, simpáticos, no exentos de sufrimientos, pero con humor y cierta inocencia (el hijo de Fujiko parece nacer sin que sus padres tengan sexo –como Turbo, el hijo de Sembei y la Yamabuki de Dr. Slump-).

Años más tarde, más maduro, Naoki Urosawa, crea una historia de intriga y misterio, extensa y sumamente compleja. Apenas sin humor, y en todo momento bajo el peso de un destino trágico, los personajes de Monster mueren más que viven. Aquella chispa e inocencia ha desaparecido. Es evidente que el autor ha evolucionado (y a juzgar por la obra) se nos ha vuelto más serio, más pesimista.

sayaka_vs_gingerGinger Inokuma v.s. Sayaka Onami; el gran combate

Eva Heinemann es una evolución (con distorsiones y con evidentes puntos de degradación) de Sayaka Onami. Pero son, en origen, el mismo ser. De conocerse al inicio de sus respectivas “historias”, Eva y Sayaka serían amigas. De esas amistades maquiavélicas e hipócritas (rivales en amantes, en fortunas, en “pijadas”…) pero amigas.

Sayaka y su novio (Shinosuke, creo recordar) no parecía que tuvieran sexo. Eran, por así decirlo, niños inocentes, como toda la obra de Yawara! En Monster, esa inocencia ya no está. Eva folla –se matiza el verbo en el anime, pero es tal cual en el manga-. Eva nos muestra sus sábanas y cómo, desde maridos infieles, jardineros tiernos o asesinos a sueldo, pasan por entre sus piernas.

eva_monster_incendioEva Heinemann tras hacer arder su mansión

También Sayaka vive su propia degradación en Yawara! No sólo cuando su novio la planta, sino más bien, cuando debe volver a los orígenes del judo (y cortar leña y cargar cubos de agua por la montaña) con su nuevo entrenador (el padre “desaparecido” de su gran rival). Pero es una degradación que la hará más fuerte, la llevará al fondo para elevarla luego. La degradación moral y física de Eva en Monster no parece tener salvación. Ella misma resume esa idea en una trágica y patética escena:

Lleva usted un reloj muy bonito. Mi reloj no es más que un adorno… ya ni siquiera lo miro… ¿Por qué será…? Tal vez es que ya agoté mi tiempo… lo agoté demasiado rápido.

.

.

Información de Yawara! en la wiki .
Un post anterior sobre Monster