.

Estos días, de nieve y frío, topo con noticias de viajeros que han quedado sitiados en la montaña y han de pasar la noche en el coche. O de viajeros que las compañías aéreas, por inoperancia o vagas, dejan tirados días enteros en (el suelo) del aeropuerto.

caos_aeropuerto

Cada vez que encuentro una noticia de este tipo me acuerdo de Pedrini.

.

Teodorico Pedrini (1671-1764) fue un músico y jesuita italiano que el papa Clemente XI mandó a la China. El objetivo era evangelizar a “esos paganos” y la música era una sutil forma de aproximación. El emperador chino, un tipo cultivado y mecenas, veía con buenos ojos a estos músicos lejanos que venía a… entretenerle.

Digo que me acuerdo de Pedrini porque el viaje de este buen hombre duró diez años, repito DIEZ AÑOS, y no sólo es que el hombre viajase a lomos de un asno de low cost, sino que vivió una auténtica odisea (en su caso es un adjetivo justificado). Naufragios e incidentes durante su viaje a China, pasando por América. Es en el nuevo continente donde, malas lenguas, afirman que pasó algún tiempo dedicado a evangelizar (de forma privada e intima) una belleza mestiza de la zona. (Eso explica algo del retraso, claro).

Al llegar, en 1711, el emperador lo recibió con los brazos abiertos. Le tomó apreció y llegó a nombrarlo mandarín (título impensable que recibiese un extranjero). Pero, como suele suceder, intrigas políticas en las que se vio envuelto, lo llevaron a la cárcel. De donde salió al cambiar el emperador. Pero todo esto ya sería otra historia.

.

Moraleja: Si sales de viaje y dificultades te impiden el avance durante unas horas, un día, o una semana entera, acuérdate de Pedrini, que tardó 10 años en llegar (y aprovecha para confraternizar con alguna belleza local). O, simplemente, haz como Xavier de Maistre y viaja alrededor de tu cuarto.

.

.

Fuente imagen: http://www.adn.es/clipping/ADNIMA20070807_2059/4.jpg