.

El pasado domingo me dedique a hacer ciberlimpieza del correo. Aproveché para desactivar mis cuentas en dos redes sociales: Netlog y Tagged. En Tagged no sabía ni que estuviera registrado :S En todo caso, ahora ya no😀

Y a todo esto ¿qué es una red social? Pues el Facebook, por ejemplo. Un mundo virtual donde, tras registrarnos y hacernos un perfil (una fotico, unos datos,…) podemos agregar a conocidos, amigos y saludados (que decía Pla). Yo, como soy antisocial, no me gustan las redes sociales. No les encuentro nada de interés.

.

¿Conocer gente? ¡Cielos! Si lo que yo quisiera es no haber conocido a la mitad de gente que “conozco”. (Si te ofende esta frase, seguramente formas parte de la mitad prescindible).

¿Colgar videos, fotos, textos? Para eso ya están los blogs, mucho más elegantes y serios. Porque, seamos sinceros, lo que la mayoría de gente sube en sus “diarios” de las redes sociales, son las típicas fotos de la excusión con los amigos, las de cama con la/s pareja/s, y ese diario banal de “hoy no he hecho nada, no tengo nada que decir”.

¿Tener cerca de los amigos? En mi caso debería decir ¿qué amigos? En todo caso, los amigos “virtuales” (esos que pueblan el MSN y con los que ya no tenemos nada que decirnos).

¿A 6 personas de cualquiera? Dice el Facebook que la red social te pone a seis contactos de cualquier otra persona. Es decir, que yo tengo un amigo, que tiene un conocido, que tiene una amiga, que tiene una prima, que tiene una vecina, que es amigo de… (por poner alguien) Sara Shimada.

sara-shimada_japanidolsPor esta foto me clausuraron un fotolog (¡cuánto amargad@ por el mundo!)

Es muy bonito pensarlo, especialmente para sentirse “cerca” de esa criatura adorable, pero… ¿bastante utópico no? En todo caso, para que esto tuviera alguno atisbo de realidad, TODOS deberíamos tener agregados a TODOS nuestros (repito) amigos, conocidos y saludados.

Algo que en mi caso es ya imposible. Yo no suelo poner donde vivo (porque eso no importa a nadie), ni mucho menos a qué colegio fui (sólo me faltaría encontrarme con toda aquella generación de mi penosa infancia. Gente de la que lo único que espero es que haya **CENSORED** (¿he dicho ya que soy antisocial? ),

facebookPero el Facebook es diferente.

Me di cuenta cuando:

a) Sendos programas minoritarios de radio (Blog de Nit –de Catalunya Música-) y de televisión (La Ronda –Canal Català-) se hicieron un Facebook.

b) Cuando el economista Xavier Sala-Martín (célebre por sus coloridas americanas y corbatas) se presentó al palco del Camp Nou con una americana hecha de –atención- imágenes impresas de los avatares (foticos identificativas) de sus “amigos del Facebook”. Tal americana, según dijo, fue un regalo de la “Primera cena de amigos del Facebook de Sala-Martín”. Invertid unos minutos en contemplar su página personal en la universidad de Columbia (sólo le falta el “Jesús bailón”).

c) La cantidad de gente “conocida” mía que ya se ha hecho uno y –de forma deliberada, por lástima o por error- me han mandado una invitación (entre ellos: gente del MSN que hace años que no me habla, y una profesora mía, que tenía el fondo de escritorio de su portátil con una foto de su bebé (desagradable con ganas, la verdad).

d) Y finalmente… Ikiru tiene un Facebook. Ò_Ó De pedrusco, me quedé.

.

Así que, hay tres posibilidades: “huir, esconderos o morir” (según Rousseau, de LOST, cuando “los Otros” van a atacar).

  • Luchar contracorriente y no hacerme un Facebook. Hasta ser, junto a Bin Laden, el único ser humano (lo de humano es un decir… en los dos casos) que no tiene uno.
  • O crearme un Facebook.
  • Y tercera, lanzar el PC por la ventana y aislarme hasta perder la razón.

.

.

Cualquier red social (Facebook, MySpace, …) es hogar habitual de pedofilos y pederastas. Echadle un ojo a este documental ilustrativo de la BBC: “A un clic del perill” (One click from danger).

En él, conoceremos a un par de chicas que recibieron el acoso (cibernético y en el mundo real) de Ian Hunter (nada que ver con el músico, ¡un respeto). Y también conoceremos cómo con un poco de porno casero, un chico de 16 años conseguía dinero para videojuegos.

.

Resumen: Internet es maravilloso, la gente es (somos) basura. Y Sara Shimada es preciosa 😀

.

.