.

Si escribo que este es le mejor documental “carcelario” que he visto hasta ahora, no me tiembla el pulso (y he visto unos cuantos ya). Buscando, descubro que la productora (Aleadf) también fue la responsable de otras obras de interés como: Amb qui estic parlant? (un documental en que una chica retrata la esquizofrenia de su padre), o el mediático: Barça confidencial (que reseguía el primer año de mandato de Joan Laporta. Y que dejó para la posteridad frases míticas como “m’estic posant com un bacó” o el latiguillo “que n’aprenguin!”).

Convendrá tener un ojo sobre estos profesionales.

http://www.aleadf.com/fichas.asp?idIdioma=1&idSeccionPrincipal=10&idSeccion=49#up

.

.

En la cárcel. Confidencial.

Son dos episodios de 52 minutos, rodados durante 4 meses en la cárcel catalana de Can Brians (1700 internos).

.

¿Por qué es bueno?
Por el tratamiento, por la paciencia y por la intuición. No es un trabajo urdido con prisas, tocando los tópicos y buscando los detalles escabrosos. Pone el ojo y deja hablar a los internos (no se limita a seguirles y a entrevistarles) en algunas situaciones –las relaciones epistolares entre presos- casi convivimos con ellos. Este tratamiento humaniza al preso (humanizar no es convertir en “inocente”).

.

La galería de personas es tan variada y peculiar como las circunstancias de cada preso: inmigrantes traficantes de droga, asesinas, violadores, atracadores, reincidentes, unas simpáticas ancianas gitanas que aprenden a escribir, y un inquietante asesino de la mafia rusa.

También los vigilantes, la psicóloga, y un psicólogo que trata con violadores (al que ya vi en otro documental más concreto sobre este tema) también aparecen, desempeñando sus funciones.

.

Para la posteridad quedan momentos como las relaciones epistolares entre los presos (y en especial el momento del “adiós”, que el espectador ya sabe de antemano); las repercusiones de tragarse los muelles de la cama, o el desvió de una conversación que, hablando de fruta, salta al “comunismo internacional”…

.

Altamente recomendable.

.

.