Como llevaba varios días depre, decidí ver una peli mala.

Quizás penséis que sería mejor una comedia, algo para reír. Discrepo. Si uno se echa a la cara una comedia y no se ríe, se sentirá doblemente amargado.

.cine

Si la comedia es demasiado simple, puedes reírte pero no logras olvidar que te estás riendo de algo idiota (con lo cual, te vuelves algo idiota también). Y si se trata de esas grandes comedias (que los cinéfilos consideran buenísimas películas amén de divertidas) puede ocurrirte como a mí, que con la popular El jovencito Frankenstein sólo me reí una vez, y me pasé el resto de la película deseando lanzarla por la ventana e irme a hacer cualquier otra cosa, incluso a abrazar un cactus.

El humor es algo muy particular.

.

Yo elijo una película mala porque eso anima. No sólo la puedes criticar, sino que te puedes reír DE ella, y acabas con la idea que, si te dejaran, tú podrías hacer algo mucho mejor (y por menos dinero).

De la misma forma, cualquiera que quiera empezar a escribir NO debe leer a los grandes autores, sino a los mequetrefes que han publicado novelitas de usar y tirar. Ver lo mal que lo hacen los demás, le anima a uno.

(Espero que este blog anime a más de uno a hacerse uno :D)

.los-dichosos-blogsFuente original

.

¿Y qué película vi? Eso es lo de menos, cualquiera vale. Aunque en los próximos días incluiré una breve reseña de agradecimiento (sí, agradecimiento), pues animó.

.

.