.

Veo por la tele (y si lo dice la tele, no puede ser mentira) que la nueva medida para evitar accidentes de la DGT (Dirección General de Tráfico), es circular con las luces del vehículo encendidas, SIEMPRE.


Hasta ahora, cruzarse con un vehículo que a las doce del mediodía iba con las luces puestas, era cruzarse con un idiota.

.

.

Entiendo que la idea es hacer más visible el vehículo, hacerse notar.

Cruzarnos con un vehículo con las luces encendidas nos pondrá en alerta (especialmente cuando NO HAY RAZÓN ALGUNA para llevarlas).

.

Actualmente, las luces en los vehículos ya son usadas innecesariamente en túneles (están más iluminados que los hangares de la NASA) o en atascos nocturnos (¿necesitas las luces para avanzar medio metro cada treinta segundos, en serio?)

.

Esta medida de encender las luces todo el día me parece temporalmente eficiente pero, ¿qué pasará cuando estemos acostumbrados a ver a todas horas vehículos con las luces encendidas?

¿Se optará quizás para circular haciendo sonar el claxon?

¿Se obligará a tunnear el coche con llamativos colores o a circular con el aparato musical a todo volumen? –algunos ya lo hacen: ¡qué buenos conductores son!-.

¿Puedes verme?

El problema de los accidentes no es que el vehículo “no se vea”, sino que el conductor no mira. La gente cuando conduce hace otras cosas: pensar en sus cosas, fumar, hablar por el móvil, hurgarse la nariz, mirarse en el retrovisor, discutir con el copiloto, gritar a los niños, mirar el navegador, oír la película en DVD puesta para los nenes…

.

Y el segundo problema de los accidentes es la velocidad. Al igual que una bala, que no mata ni hiere sino que el daño lo produce la velocidad al ser disparada, reduciendo la velocidad de los vehículos se reducirían los accidentes.

¿Por qué mi vehículo puede ir más deprisa de la velocidad máxima permitida (120 Km/h)? ¿A dónde hay que ir tan deprisa?

.

.