.

El otro día vi, por un azar, dos documentales sobre las vidas y los asesinatos de dos celebres personajes del siglo XX: Martin Luther King y Pier Paolo Pasolini.

http://es.wikipedia.org/wiki/Martin_Luther_King
http://es.wikipedia.org/wiki/Pier_Paolo_Pasolini

Muerte en Memphis – El misterioso asesinato de Martin Luther King
Quien dice la verdad debe morir

.

Los dos documentales abogan por la teoría de la conspiración.

En el caso del asesinato del activista por los derechos humanos, la conspiración mezclaría al por entonces jefe del F.B.I, Edgar Hoover (un tipo que bien merece un detallado estudio) y a la mafia.

El asesinato del escritor y cineasta italiano es aún más truculento. Una democracia cristiana dominante, una izquierda demasiado blanda para alguien tan extremo como Pasolini y, como no, la mafia.

.

En los dos asesinatos hubo un culpable, detenido y juzgado. Y considerado oficialmente como el autor material del hecho. ¿Hombres de paja?

.

.

Muerte en Memphis – El misterioso asesinato de Martin Luther King

Incluye una leve entrevista con el asesino (que tras huir de la zona próxima al lugar del asesino –motel Lorraine, en Memphis- hizo un tour que le llevó de Canada, a Gran Bretaña y a Portugal) tras ser detenido (era un preso corriente fugado de la cárcel antes del asesinato) confesó el crimen tras pactar que no le aplicarían la pena de muerte. Luego, se retractó. Las pruebas contra él son asombrosamente claras (dejó una bolsa de viaje con su rifle a los pies del edificio del que –supuestamente- disparó… ¿y por qué no dejó una tarjeta de visita con su nombre ya puestos?, apunta el documental.

.

.

Quien dice la verdad debe morir

Pier Paolo Pasolini fue asesinado por un joven de 17 años. La versión oficial dice que Pasolini solía frecuentar lugares de encuentros homosexuales, y sus propios conocidos reconocen (y la propia obra de Pasolini parece reafirmarlo) sentía atracción por esos jóvenes rebeldes de barrios bajos.

En teoría, la muerte de Pasolini fue uno de tantos crímenes que ocurren en los bajos fondos. Lo más sorprendente es el enseñamiento que el asesino se tomó con el cuerpo (el documental incluye imágenes). Un cuerpo golpeado (incluso atropellado) hasta hacerlo casi irreconocible, y abandonado en un lugar público. No en lo que parece un asesinato ocurrido en medio de una discusión, sino en lo que parece un linchamiento público, algo con voluntad de ser un escarmiento aleccionador…

El documental incluye entrevistas con amigos, como Bertolucci o el escritor Alberto Moravia, y amigas como Laura Betti que defienden que Pasolini fue ya linchado en vida por la sociedad. Demasiado de izquierdas incluso para el partido comunista italiano, pasó una buena parte de su vida defendiéndose estoicamente contra una sociedad que –como resume Laura Betti- afirmaba “sí, es un poeta/cineasta/activista interesante pero es homosexual y corruptor”. Y así –defiende el documental- el asesinato de Pasolini pasaría como “un ajuste de cuentas que les pasa a los homosexuales”, cuando, o eso dicen ellos, un asesinato político.

Saló o 120 días de Sodoma

.

Yo soy muy influenciable, pero también entiendo que la teoría de la conspiración, del misterio sin resolver, es mucho más atractiva. Resulta más conmovedora por lo que tiene de injusticia, por lo que deja atrás de mártir.

En todo caso, son dos documentales interesantes de ver.

El documental Muerte en Memphis

.

.