El capítulo (¿son capítulos?) del libro París no se acaba nunca de Enrique Vila-Matas habla de mi.

Dice:

… yo pensaba que debería ser ya un escritor muy conocido, pero que era una lástima porque me faltaba lo esencial: haber terminado un libro. (…) en caso de terminar el libro que andaba haciendo, el miedo a publicarlo era inmenso. (…) Y yo me decía: qué injusticia más grande, quizás si acabo la novela y la publico triunfe, pero qué miedo. (…) ¿Y cómo iba a triunfar si no estaba seguro de que me convenía hacerlo? ¿Y cómo iba a publicar si no quería hacerlo y, además, no tenía terminado el libro, debido precisamente al miedo que me daba publicar?

París no se acaba nunca de Enrique Vila-Matas