He descubierto a Tarja Turunen en su disco en solitario: My winter storm

La sonrisa del disco me la ha provocado su versión del Poison de Alice Cooper. Cualquier homenaje al maestro, merece mi simpatía.

La impresión de Tarja (o, mejor dicho, de su voz) me ha recordado aquellas divas de la ópera que cantan guardando voz. Tarja Turunen no se desgañita como un cantante de heavy. No digo que esto sea malo (ni bueno). Parece cantar a lo grande, pero lo hace a media voz. Es cierto que suena grandioso, pero ella no parece querer molestarse en elevarse por encima de la música, sino que rebaja el volumen de la música para que se la oiga. Esto da al disco un toque de elegancia.

Consultando su biografía en la wiki descubro no sólo que estudió clásica, sino que ha participado en conciertos cantando a Schubert y Bach, o en coros verdianos y wagnerianos.
http://es.wikipedia.org/wiki/Tarja_Turunen

El heavy metal y la ópera (quizás sólo porque sóo dos géneros que me atraen) siempre me han parecido más cercanos de lo que “en apariencia” podría esperarse.

Habrá que echar un ojo (y un oído) a su participación con el grupo de metal fines Nightwish