Daria me propuso ser moderador del foro de cine de GrupoBuho. Al final, he dicho que no.

Cuando lo propuso, le hubiese dicho si.
Esa noche, antes de acostarme, pensé en cómo reavivar el foro.
Ayer estaban tan deprimido que decidí que no.
Hoy, que estoy mucho más deprimido que ayer, le he escrito la nota de agradecimiento donde –sin saber por qué- le explico las razones de mi negativa.

No me desagrada la idea, pero no me apetece ahora.
Esto me lleva a la siguiente reflexión:

“Hay quien se adapta a las cosas que ocurren en su mundo. Y luego están los desgraciados que intentan amoldar el mundo a sus necesidades y estados de ánimo”.

Eso último, adaptar el mundo a uno, no se puede hacer.
¿Puede una hormiga detener una apisonadora?
Lo mismo, es.