Llueve, y reflexiono: Este blog es como una de mis viejas libretas.

Yo antes tenía libretas, y escribía en ellas con más afán que en un diario. Múltiples entradas un mismo día y sobre los más diversos temas. Recordatorios de películas, familiares odios momentáneos, una cita ingeniosa, proyectos de textos que nunca escribiré,… Todo muy colorido y variopinto.

Con este blog me ocurre parecido. Como trata sobre NADA, cualquier cosa que me pasa, me parece merecer una entrada. ¿Qué sentido tiene esto?

  • Hablar de la vida en lugar de vivirla.
  • Ponerla por escrito tal cual, para observar hasta qué punto existo. (Existo porque hago todo esto, o pienso sobre todo aquello).
  • Convertir esto en un vertedero de ideas brillantes aún, y residuos tóxicos y peligrosos para el alma.

La diferencia, claro está, es que la libreta no la leía nadie. (Esto tampoco, pero la posibilidad existe). Aún no he dado la dirección de este rincón a nadie. Tarde o temprano mi ego me obligará a hacerlo.

Y una libreta se abre, se escribe (se malgasta hoja) y se cierra. Un blog es más laborioso. Mucho más.

.

.

Fuente imagen: Google