¿Cuántas veces nos hemos bajado algo de Internet guiados por el nombre, y al verla descubrimos aterrados que ese porno no lo habíamos pedido?

Hola, soy Troy McClure, quizás me recuerden de otros especiales de autoayuda cómo:
“Dios no existe y tú tampoco”, ó “No seas inseguro, idiota”.

.

En Internet está todo. Repito: todo.
El único problema es encontrarlo. Y una vez encontrado, que eso sea realmente lo que queremos…

.

Una forma simple y eficiente es descargar desde blogs personales.
Los autores de blogs suelen ser muy cuidados con los que suben, y con lo que regalan al mundo.

Cuando un fan del heavy metal se hace un blog y comparte sus gustos, lo hace sin ánimo de lucro (no para ganar dinero), con lo que no tendremos que lidiar con publicidad que nos avasalla, ni tampoco tendremos que registrarnos en ningún sitio, ni darle nuestro e-mail (con la evidente llegada, luego, de spam y otras basuras).

Vale, ¿cómo llegamos?
Desde google tecleamos EXACTAMENTE lo que queremos.
Mucho ojo a la ortografía, en caso de duda la Wikipedia puede ayudarnos con el título exacto. Si el título tiene varias palabras, incluyendo artículos, es mejor buscarlo entre comillas:
Ride the Lightning” es más eficiente que: Ride the lightning
(Usando comillas, Google busca literalmente, no por palabras coincidentes)

Como lo que queremos estará comprimido, usar la palabra RAR (formato habitual de los archivos comprimidos con WinRar) nos facilitará muchísimo la tarea.
“Ride the Lightning” RAR
Y en lugar de darle a la primera opción que salga, buscamos una que sea parte de un blog.
¿Y eso cómo se sabe? ¬_¬
Pues porque en la dirección, tendrá uno de los habituales directorios de blogs personales: Blogspot, WordPress, etc…
.

Y Troy McClure se despide de ustedes, emplazándoles para una nueva ocasión.

.

Fuente imagen: google